Prejubilarse será más caro y difícil

Prejubilaciones

A partir del próximo 1 de abril jubilarse antes de tiempo será más caro para las empresas y más difícil para los trabajadores. El Ministerio de Empleo ha diseñado un Real Decreto para intentar retrasar la edad a la que los trabajadores españoles se retiran.

El texto aprobado este viernes respeta los pactos de empresas, jubilación parcial o anticipada, realizadas antes del 1 de abril y que se ejecuten hasta 2019. Las novedades que presenta el documento son:

Retraso en la edad de la jubilación anticipada forzosa, de 61 a 63 años, coordinada con el retraso de la edad legal de jubilación, en la actualidad a los 67 años. El periodo de cotización exigido pasa de 30 a 33 años. También se endurecen los coeficientes penalizadores, recortando las pensiones en función de los años cotizados.

Retraso en la edad de jubilación anticipada voluntaria, se establece a los 65 años. Siempre será dos años antes de la edad legal, los 67 años. La pensión que resulte tiene que superar a la pensión mínima que le correspondería al interesado al cumplir los 65 años, para que los coeficientes a mínimos no compensen la penalización de esta pensión.

Retraso en la edad de la jubilación parcial, pasará de 61 a 65 años. Se deberá tener una antigüedad de seis años en la empresa y la reducción de jornada del jubilado parcial oscilara entre el 25% y el 75%. Los años de cotización exigidos son de 33 años.

Los trabajadores que alcancen la edad de jubilación legal, que tengan derecho al 100% de la pensión y quieran seguir trabajando, podrán compatibilizar el salario con el 50 % de la pensión.

Con estas modificaciones el futuro del mercado laboral es trabajar durante más tiempo, pero los que no tienen tanta suerte, por estar en paro y ser mayores de 55 años, sufrirán un endurecimiento a la hora de acceder al subsidio por desempleo. Se tendrá en cuenta además de la renta del interesado las rentas familiares, realizado el computo no podrá superar el 75% del salario mínimo.

N/A

Anuncios

Septiembre mes negro para el desempleo

Esta semana hemos conocido las cifras de desempleo durante el mes de septiembre que como viene siendo habitual han aumentado tras la campaña de verano. Las 79.645 personas más que engrosaran las listas del paro  se alinean con los 86.174 afiliados que perdió la Seguridad Social durante el mes negro.

Tras esta recaída son ya 4.705.279 los desempleados en España. El sector servicios y el colectivo que nunca ha tenido un puesto de trabajo son los más perjudicados, mientras que la agricultura, por el inicio de la campaña de vendimia, la industria y la construcción frena la tendencia a la destrucción de empleo.

Solo dos Comunidades Autónomas, Castilla -La Mancha y La Rioja, contrarrestaron los números rojos del paro con leves subidas, mientras que en las 15 restantes con Andalucía y Cataluña a la cabeza aumentaron el negativo.

La valoración de estos datos según la Secretaria de Empleo, Engracia Hidalgo, es sensiblemente mejor que los de septiembre de 2011.

Se prevé un otoño más cálido de lo habitual con un aumento del paro, disminución de actividad económica, recortes de prestaciones a los desempleados y un descontento social con tintes de crispación.

Parece que el otoño no va dar ningún respiro al mercado de trabajo español lo que se traduce socialmente a millones de ciudadanos sin recursos económicos, familias abocadas al caos, jóvenes desilusionados por un futuro sin futuro, empresarios y emprendedores sin empresas ni nada que emprender y personas fuera del mercado laboral pero que aún no lo saben.

N/A.