Ponerse enfermo saldrá más caro

Ponerse enfermo y ser empleado público será más caro ya que verán recortado su sueldo en un 50% durante los tres primeros días si causan baja laboral.

Los empleados públicos de la Administración del Estado que causen baja por enfermedad solo cobrarán el 50% de su sueldo durante los tres primeros días. Si la enfermedad perdura, a partir del cuarto día hasta el vigésimo, la Seguridad Social aportará un incremento económico que en ningún caso superará el 75 % de la retribución salarial. Solo a partir del vigésimo primer día el funcionario percibirá el 100% de la retribución que viniera percibiendo en el mes anterior de causar la baja.

Con esta medida adoptada por el Gobierno que se refleja en el decreto ley de recortes del 13 de julio y que se concretará de forma inminente, se pretende ahorrar unos 1.000 millones de euros a la vez que penalizar el absentismo laborar de los empleados de la Administración.

Hasta ahora los empleados públicos percibían la totalidad de su salario durante los primeros 90 días de baja, una situación que cambiara de manera radical y que posiblemente reduzca los niveles de absentismo pero sin duda incrementará el gasto en fármacos, especialmente en esta época del año proclive a catarros y a la contagiosa gripe.

N/A

Anuncios

Jóvenes menos europeos

La situación de crisis económica y social que estamos viviendo no deja títere con cabeza, los recortes económicos se adentran en todos los colectivos sociales como virus en el torrente sanguíneo sin posibilidad de crear anticuerpos.

En esta ocasión les toca a los jóvenes que si el futuro lo ven incierto, el presente no parece mucho mejor.

Desde que España ingreso en la Unión Europea rompió fronteras y aumento las expectativas culturales y laborales para los estudiantes. Europa abrió el camino a los jóvenes poniendo en marcha programas de cooperación transnacional entre universidades para estimular la movilidad y reconocer plenamente los estudios en los países miembros.

La iniciativa Erasmus ha permitido a los jóvenes universitarios tener una dimensión europea y mejor calidad en la enseñanza, además el estudiante que cursa sus estudios en otro país de la Unión Europea acogido al programa, puede solicitar una beca Erasmus como ayuda económica  para residir en el extranjero.

Pues bien, las alarmas han saltado, la Comisión Europea ha comunicado su falta de liquidez debido a los recortes presupuestarios. La estrechez de fondos no es una sorpresa para el Ejecutivo comunitario que ya advirtió que no habría dinero suficiente para 2012 con los recortes impuestos  por los Estados miembros y la Eurocámara.

Si los presupuestos no se rectifican España podría perder 900 millones en programas de educación e investigación, al igual que los 200 millones destinados a Grecia o los 200 millones de Francia.

Mientras que en Bruselas se decide que ocurrirá con nuestros jóvenes estudiantes, algunas universidades han querido tranquilizar los ánimos publicando una carta en su página web desmintiendo la noticia, que según su criterio es fruto de la invención de algunos medios de comunicación.

Parece difícil que los jóvenes universitarios que no tienen salidas laborales en nuestro país puedan buscarlas en Europa si no tienen acceso a una enseñanza superior que les haga más competitivos y europeos.

N/A