La solidaridad ciudadana al rescate de las familias

La dura situación económica que estamos viviendo parece no tener freno. La elevada tasa de desempleo está llevando a familias, que hasta ahora disfrutaban de una vida aparentemente normal, a la exclusión social.

La pérdida del puesto de trabajo, ingresos económicos y por último la vivienda, es el día a día de muchas familias que jamás imaginaron que algo así les podría ocurrir. Pero esta prolongada situación está creando conciencia entre la ciudadanía que comienza a promover iniciativas como alternativas a un sistema que en ocasiones parece que les dé la espalda.

La solidaridad de algunos ciudadanos con las familias víctimas de los desahucios, se está materializando con la cesión de segundas viviendas o casas construidas deshabitadas. Un acto más que loable y que soluciona de forma inmediata un problema que los principales partidos políticos aún no han solventado por falta de acuerdos.

Los medios de comunicación se están haciendo eco de iniciativas populares como la del promotor Antonio Gimeno que ha puesto a disposición de familias necesitadas 25 viviendas que no consiguió vender en la localidad valenciana de La Alcudia, por un precio simbólico de 50 euros.

También va proliferando la cesión de segundas viviendas por parte de personas hasta ahora anónimas a familias en estado de necesidad o desahucio. Una vecina de Gijón tomo la decisión junto a su marido de ofertar su segunda residencia a través de un anuncio en prensa. Las numerosas llamadas no se hicieron esperar, teniendo que enfrentar un duro proceso de selección.

En estos críticos momentos cuando la brecha de la desigualdad es cada vez mayor la sensibilidad, conciencia y solidaridad de algunos ciudadanos, hace creer de nuevo en la bondad del ser humano.

N/A

Anuncios

Los falsos mitos sobre el pan

Muchas personas piensan que el pan engorda solo con pronunciar su nombre, pero ya no solo los panaderos sino también los científicos, aseguran que es un alimento saludable y que degustar una buena rebanada de pan con aceite de oliva no solo no engordará sino que es sinónimo de salud..

El secreto, como en casi todo, es el equilibrio en la alimentación donde no debe faltar el pan, especialmente el integral, ya que un reciente estudio científico ha demostrado que comer todos los días dos o tres porciones de pan, protege la salud cardiovascular.

Los expertos aconsejan el consumo diario de pan, tanto blanco como integral, acompañando a una alimentación variada y equilibrada. Este hábito conlleva menos obesidad, diabetes, enfermedades cardíacas y modifica el perfil urinario de manera significativa.

Aunque el pan blanco es más consumido, el integral de cereales aporta más fibra y hace que el azúcar entre más despacio en el organismo, por lo que previene el riesgo de padecer diabetes en un futuro.

En cuanto al eterno mito de si la miga engorda más que la corteza, queda totalmente desmentido, ya que los panaderos meten en el horno una única e igual masa, lo que ocurre es que la superficie se tuesta y el resto no, pero su valor proteínico y fuente de vitaminas, minerales y fibra es idéntico.

Como en todo, la moderación es la base principal para deleitarnos con este alimento imprescindible para una dieta equilibrada y poder disfrutar de sus bondades. De igual modo ocurre con el pan de molde tal y como publicita el comunicador científico Eduardo Punset.

N/A