La población de España disminuye y envejece

La población de España disminuye y envejece La población de España desciende por primera vez desde el 1971, año en el que se reflejan los primeros datos anuales. En enero de 2013 la población residente se sitúa en 46.704.314 habitantes, 162.390 personas menos que en 2012.

De las 476.748 personas que decidieron abandonar el país, 59.724 eran españoles y 417.023 extranjeros. Estas últimas se han reducido hasta los 5.118.112 residentes en España, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Aunque el dato más preocupante es que la población que disminuye es la más joven frente a la más mayor que aumenta. Mientras descienden en primer lugar los habitantes entre 25 y 30 años, más de 169.000 personas, seguidos de los de 30 a 40 años, más de 190.000 personas, aumentan los mayores de 90 años.

La situación actual refleja un incremento más que considerable de la población dependiente, económica y socialmente, de la que está en edad de trabajar, situándola en el 51% . Todas las Comunidades Autónomas se han visto afectadas por el descenso de ciudadanos excepto Andalucía, Baleares y Canarias.

 

Anuncios

Suiza limita la entrada en el país a los ciudadanos de la UE

Simonetta Sommaruga

Simonetta Sommaruga

El Gobierno de Suiza ha activado la cláusula de salvaguarda de la libre circulación de personas, con la firme decisión de limitar la entrada al país de todos los ciudadanos de la Unión Europea. Esta restricción que ya afectaba a los ciudadanos de los países miembros del Este de Europa, se ha extendido al resto de estados de la UE, por un periodo de un año a partir del 1 de mayo.

Según declaraciones de la ministra de Justicia del país helvético, Simonetta Sommaruga, no se trata de un acto inamistoso hacia la Unión Europea, tan solo es ,“un instrumento entre otros”, para controlar la inmigración. “Somos amigos y lo seguiremos siendo”, afirma la ministra.

Con esta medida, reclamada por los partidos de la derecha, el Gobierno intenta controlar la inmigración de ciudadanos europeos, especialmente los que proceden de los países más afectados por la crisis económica.

La cláusula de salvaguarda está incluida en el acuerdo de libre circulación de personas suscrito en 2002 con Bruselas y permite tomar una decisión de este tipo, de manera unilateral y por un periodo limitado.

La Confederación Helvética manifiesta que la inmigración, aunque tiene efectos positivos, también los tiene negativos en el mercado laboral, economía y vivienda. “Suiza ejerce una gran atracción sobre los inmigrantes. En los últimos años, el número de inmigrantes extranjeros superó cada año entre 60.000 y 80.000 al de los emigrantes”, justifica el gobierno.

N/A