Prejubilarse será más caro y difícil

Prejubilaciones

A partir del próximo 1 de abril jubilarse antes de tiempo será más caro para las empresas y más difícil para los trabajadores. El Ministerio de Empleo ha diseñado un Real Decreto para intentar retrasar la edad a la que los trabajadores españoles se retiran.

El texto aprobado este viernes respeta los pactos de empresas, jubilación parcial o anticipada, realizadas antes del 1 de abril y que se ejecuten hasta 2019. Las novedades que presenta el documento son:

Retraso en la edad de la jubilación anticipada forzosa, de 61 a 63 años, coordinada con el retraso de la edad legal de jubilación, en la actualidad a los 67 años. El periodo de cotización exigido pasa de 30 a 33 años. También se endurecen los coeficientes penalizadores, recortando las pensiones en función de los años cotizados.

Retraso en la edad de jubilación anticipada voluntaria, se establece a los 65 años. Siempre será dos años antes de la edad legal, los 67 años. La pensión que resulte tiene que superar a la pensión mínima que le correspondería al interesado al cumplir los 65 años, para que los coeficientes a mínimos no compensen la penalización de esta pensión.

Retraso en la edad de la jubilación parcial, pasará de 61 a 65 años. Se deberá tener una antigüedad de seis años en la empresa y la reducción de jornada del jubilado parcial oscilara entre el 25% y el 75%. Los años de cotización exigidos son de 33 años.

Los trabajadores que alcancen la edad de jubilación legal, que tengan derecho al 100% de la pensión y quieran seguir trabajando, podrán compatibilizar el salario con el 50 % de la pensión.

Con estas modificaciones el futuro del mercado laboral es trabajar durante más tiempo, pero los que no tienen tanta suerte, por estar en paro y ser mayores de 55 años, sufrirán un endurecimiento a la hora de acceder al subsidio por desempleo. Se tendrá en cuenta además de la renta del interesado las rentas familiares, realizado el computo no podrá superar el 75% del salario mínimo.

N/A

El Salón MiEmpresa celebra su IV Edición

salon-miempresa

A pesar de la incertidumbre, sobre la celebración de la IV Edición del Salón MiEmpresa, finalmente el evento tendrá lugar los días 12 y 13 de febrero, en el Palacio de Deportes de la Comunidad de Madrid.

El lema elegido para este año es “Alcanza tu meta”, y es que el objetivo principal para este año es ayudar a emprendedores y pymes, los más castigados por la crisis económica que venimos padeciendo, a obtener soluciones y recursos para sus negocios.

El Salón contará con diez salas temáticas que tratarán de aportar soluciones y recursos  para la vida de una pyme, ya sea para la creación, consolidación o crecimiento. Dentro de las salas se desarrollarán los Taller Emprendedores, con distintas actividades y donde expertos en diferentes materias  aportaran sus conocimientos.

Más de 250 ponentes de sector empresarial, asociativo y de la Administración Pública, participaran en el programa de conferencias compartiendo con los asistentes su know-how. Además, un área dedicada a la asesoría permitirá mantener reuniones individuales con expertos de distintos ámbitos. Sin olvidar las sesiones de networking por temáticas, que tendrán lugar durante los dos días.

Y un año más, volverá a celebrarse el concurso “Elevator Pitch”, una oportunidad nada despreciable, que permite a las start-ups de ámbito tecnológico presentar su proyecto a los business angels y empresas de capital riesgo. El ganador del concurso obtendrá un premio de 3.000 euros

Programa: http://sme.creaventure.com/wp-content/uploads/2013/02/ProgramaSME2013.pdf

N/A

Una idea llevada a negocio

Desde que el emprendedor madura una idea hasta convertirla en negocio son muchos los obstáculos a sortear y factores a tener en cuenta para conseguir el éxito. Es importante tener un punto de vista diferente ante las situaciones, ser creativos y buscar distintas soluciones a los problemas, en definitiva “ver oportunidades donde otros ven problemas”.

El espíritu emprendedor debe ser positivo, sin miedo al riesgo, innovador y sobre todo perseverante. Además, es fundamental saber detectar el modelo de negocio que se adapta a cada uno. Según Tom Byers, formador de emprendedores en la Universidad de Stanford, la fórmula del éxito es: Actitud + Talento – Circunstancias = Éxito*. El experto inculca a sus alumnos que se tomen los errores como una experiencia de aprendizaje, no como algo negativo: “Si no hay fracaso, quizá no te estás arriesgando lo suficiente” insiste Byers.

Además de las aptitudes y espíritu emprendedor, un factor en ocasiones determinante es la vía de financiación, sobre todo en esta época de crisis económica que estamos viviendo. Aunque difícil pero no imposible, son varias las herramientas de financiación tanto públicas como privadas que se puede utilizar para viabilizar un negocio. Teniendo presente que la mayoría están enfocadas para empresas de servicios o productos con base tecnológica, las llamadas EBT.

La financiación pública ofrece tres líneas de crédito: NEOTEC, que financia hasta un 70% del proyecto, ENISA con préstamos participativos e interés variable y el Instituto de Crédito Oficial (ICO), que ofrece ayudas que oscilan desde los 25.000 hasta un millón de euros.

Los inversores privados, Business Angels, son una alternativa al capital público. Los ángeles de los negocios invierten durante la formación de la empresa en busca de rentabilidad a largo plazo. Además de capital aportan credibilidad, conocimientos financieros, estrategia de éxito y networking.

Un modelo alternativo de financiación es el crowfunding, que apoya proyectos promovidos por otras personas. Los emprendedores son financiados por fans, normalmente vía Internet.

Jesús Marcos, Management Consulting, indica las claves de éxito para una Startup (empresa de nueva creación): equipo cohesionado, tecnología adaptada a un mercado de expansión, partners adecuados y factores diferenciales.

Por último una recomendación, el emprendedor debe tener una alta tolerancia al fracaso.

*factor suerte

N/A

Táctica y estrategia ¿Qué diferencia a un buen líder?

El ciclo Re-encuentros con la Historia concluye su primera fase con la conferencia: “Invencible en la táctica pero derrotado en la estrategia. Aníbal: un líder impaciente”. La jornada celebrada en la Fundación Ramón Areces presenta las ponencias de Francisco José Berenguer Hernández, Teniente Coronel del Ejército del Aire, y Benito Díaz de la Cebosa, profesor experto en liderazgo y habilidades directivas.

El objetivo del encuentro es abordar la gestión empresarial a través de otras ramas del conocimiento, en este caso, de la historia. Las ponencias analizan dos modelos históricos de liderazgo como antítesis a través de sus líderes, el general cartaginés Aníbal y los generales romanos Fabio, Varrón y Escipión, como ejemplos de táctica y estrategia.

“Para mí el mayor genio es el cartaginés Aníbal”, afirma Berenguer, que describe la evolución de las guerras entre Roma y Cartago. En su exposición aborda el comportamiento del Aníbal frente a los romanos, haciendo hincapié tanto en sus fortalezas como debilidades.

Las victorias tácticas no siempre tienen reflejo en el éxito final”, resume el Teniente Coronel, y enfatiza sobre dos factores claves en la victoria de Roma contra Cartago “determinación frente a indefinición”

A su vez Benito Díaz de la Cebosa argumenta en su ponencia “Aníbal: un genio de la táctica contra los generales romanos”, como Cartago nunca podía vencer a Roma. En la comparativa entre Aníbal y sus adversarios romanos subraya los distintos aspectos que distinguían los modelos de liderazgo y sus consecuencias.

“Un mando compartido y dividido es sinónimo de desastre” ha dicho Cebosa en sus conclusiones y añade “siempre que se enfrenta una estrategia errónea contra una correcta, la victoria es cuestión de tiempo” También reflexiona sobre los valores personales que debe tener un líder, además de la genialidad, para llegar al éxito.

Las conclusiones extraídas de la enriquecedora conferencia tienen una importancia incuestionable en el mundo empresarial vigente y en la actuación de sus líderes, que deberían aportar armas inagotables e indestructibles como la honestidad, el esfuerzo o constancia, además de una actitud ejemplarizante en sus actuaciones. Valores que quizá hoy en día están en desuso.

N/A