El turismo español contra las cuerdas

turismo en españa

Los empresarios del sector turístico están en alerta. La convocatoria de huelga de los trabajadores de Iberia, el declive de Orizonia y la previsión de caída en las ventas para 2013, pone contra las cuerdas al turismo español, uno de los pilares de la economía española que representa, el 10,8 por ciento del PIB y contribuye con un 13 por ciento al empleo.

España recibió 57,5 millones de turistas extranjeros en 2012, un 2,7 por ciento más que en 2011. Aunque el dato es excelente, resulta insuficiente para compensar los 10 millones de turistas nacionales que perdió el pasado año. El sector, que sobrevive a la crisis económica con el turismo internacional, se puede ver duramente golpeado en vísperas de Semana Santa.

La incertidumbre de los turistas extranjeros, ante la posibilidad de no poder llegar a los destinos, les induce a buscar alternativas para sus vacaciones. Además, el perezoso turismo nacional “de última hora”, puede retrasar aún más la demanda. Unas pésimas noticias para el sector y la tan ansiada recuperación económica del país.

Los empresarios temen la huelga de Iberia y han recibido la noticia “como un mazazo para el turismo”. El sector prevé que los paros de 15 días en la aerolínea, que calcula registre pérdidas de 10 millones diarios, deje en números rojos a sus empresas.

El presidente de la Confederación de hoteleros de España (Cehat), Juan Molas, a pedido una solución in extremis del conflicto. A su vez, el consejero delegado de Barceló Hoteles, Raúl González, ha sentenciado “confiamos en que los representantes de los trabajadores, en un ejercicio de responsabilidad frente al interés general de todos los españoles, recapaciten y desconvoquen una huelga que no es beneficiosa para nadie”.

2013 no ha comenzado de la mejor manera para el sector turístico que esperaba en marzo, con el buen tiempo y la Semana Santa, remontar un mercado seriamente dañado por la subida de tasas.

Turismo más pobre en 2013

N/A

 

Anuncios

Obligación de informar al fisco

Con la entrada en vigor desde hoy miércoles, de la nueva ley antifraude, todos los contribuyentes están obligados a informar sobre cuentas  valores e inmuebles en el extranjero de los cuales sean titulares, beneficiarios o figuren como autorizados.

Esta ley se enmarca dentro de las actuaciones y regulación contra el fraude fiscal que el ejecutivo ha puesto en marcha para desvelar los ingresos procedentes de la economía sumergida e incorporarlos a la economía regular.

Uno de los artículos más mediáticos y conocidos de esta ley es el que limita a 2.500 euros el pago en efectivo de todas las operaciones entre empresarios o profesionales. Esta norma será efectiva dentro de 20 días, un margen de gracia para que los ciudadanos se adapten a la normativa.

Otra novedad de la esta ley es que termina con la tributación por módulos que afecta a profesionales o empresarios que facturen menos del 50% de sus operaciones a particulares. La medida afecta a profesiones como la albañilería, la fontanería, la carpintería, o el transporte de mercancías por carretera.

Además Hacienda recuerda la obligación de denunciar los hechos motivo de fraude a los funcionarios o autoridades que tengan conocimiento de ello. Y la indulgencia por parte de la Agencia Tributaria convertida en perdón, si la denuncia proviene de una de las partes que haya intervenido en la operación ante de los tres meses siguientes a la fecha de pago.

El incumplimiento por omitir la información de obligado cumplimiento conllevará una sanción con un mínimo de 10.000 euros a la que se sumará 5.000 euros por cada dato que haya sido omitido. También se endurecen las sanciones por resistencia a las inspecciones, desde 1.000 euros  hasta 6000.000 euros pero si se rectifica el beneficio es  de una reducción del 50%, y se potencia el cobro del IVA en las operaciones inmobiliarias.

Todas estas medidas discurren paralelas a la amnistía fiscal que promueve el Gobierno y finaliza el próximo 30 de noviembre.

Hacienda deja en la cuerda floja a los defraudadores fiscales con un “Plan” ambicioso de recaudación .El tiempo nos dirá la efectividad de tales medidas y los beneficiarios de estas.

N/A

La corbata del IVA ahoga al turismo

Desde el pasado día 1 de septiembre el sector turístico ha visto incrementado en 2 punto porcentuales el IVA reducido al que se acogía, del 8% al 10%. En la mayor parte de los casos esta subida ha sido asumida por los empresarios, especialmente en alojamientos donde las reservas se habían realizado con anterioridad a la entrada en vigor de dicha subida.

En un sector que supone más del 10% del PIB y que crea más de un 11% de empleo, esta subida supone una zancadilla para los empresarios,una penalización a los consumidores y una pérdida de competitividad de nuestro país como destino turístico.

La trágica situación no solo afecta a la mayoría de hoteles, restaurante y alojamientos, también a empresas y gremios asociados al sector. Esta inoportuna medida puede causar un efecto disuasorio para los turistas extranjeros que pueden decantarse por otros países que ha optado por bajar este tipo de impuesto como Grecia del 11% al 6,5%.

Además la tendencia europea es la bajada de este impuesto en el sector una vez contrastada la experiencia negativa de la subida, como el caso de Holanda que en 1969 incremento los precios un 7% y provoco una pérdida de 17.000 empleos y una caída del 4% en facturación. Hoy en día es el país que tiene el porcentaje más bajo de la Unión Europea, 6%, en hoteles y alojamientos.

Pero el nudo de corbata aprieta más al pequeño empresario que cada vez obtiene un menor margen de beneficios, se ve obligado a reducir plantilla y en muchos casos a echar el cierre del establecimiento ante la imposibilidad de sufragar los gastos.

Prolongar esta situación es un perjuicio para las empresas, los destinos turísticos, la económica local y por ende para la actividad turística en general.

N/A