Una idea llevada a negocio

Desde que el emprendedor madura una idea hasta convertirla en negocio son muchos los obstáculos a sortear y factores a tener en cuenta para conseguir el éxito. Es importante tener un punto de vista diferente ante las situaciones, ser creativos y buscar distintas soluciones a los problemas, en definitiva “ver oportunidades donde otros ven problemas”.

El espíritu emprendedor debe ser positivo, sin miedo al riesgo, innovador y sobre todo perseverante. Además, es fundamental saber detectar el modelo de negocio que se adapta a cada uno. Según Tom Byers, formador de emprendedores en la Universidad de Stanford, la fórmula del éxito es: Actitud + Talento – Circunstancias = Éxito*. El experto inculca a sus alumnos que se tomen los errores como una experiencia de aprendizaje, no como algo negativo: “Si no hay fracaso, quizá no te estás arriesgando lo suficiente” insiste Byers.

Además de las aptitudes y espíritu emprendedor, un factor en ocasiones determinante es la vía de financiación, sobre todo en esta época de crisis económica que estamos viviendo. Aunque difícil pero no imposible, son varias las herramientas de financiación tanto públicas como privadas que se puede utilizar para viabilizar un negocio. Teniendo presente que la mayoría están enfocadas para empresas de servicios o productos con base tecnológica, las llamadas EBT.

La financiación pública ofrece tres líneas de crédito: NEOTEC, que financia hasta un 70% del proyecto, ENISA con préstamos participativos e interés variable y el Instituto de Crédito Oficial (ICO), que ofrece ayudas que oscilan desde los 25.000 hasta un millón de euros.

Los inversores privados, Business Angels, son una alternativa al capital público. Los ángeles de los negocios invierten durante la formación de la empresa en busca de rentabilidad a largo plazo. Además de capital aportan credibilidad, conocimientos financieros, estrategia de éxito y networking.

Un modelo alternativo de financiación es el crowfunding, que apoya proyectos promovidos por otras personas. Los emprendedores son financiados por fans, normalmente vía Internet.

Jesús Marcos, Management Consulting, indica las claves de éxito para una Startup (empresa de nueva creación): equipo cohesionado, tecnología adaptada a un mercado de expansión, partners adecuados y factores diferenciales.

Por último una recomendación, el emprendedor debe tener una alta tolerancia al fracaso.

*factor suerte

N/A

Anuncios

El milagro de los negocios tocados por un “Ángel”

El sueño de todo emprendedor es que su idea de negocio llegue a culminar con éxito. Son muchos los factores determinantes para conseguirlo, aunque el más difícil de salvar es el económico que en muchas ocasiones no permite que el prometedor embrión madure.

Una figura empresarial que en España aún no es muy conocida es la del “Business Angel”, ángeles de los negocios, inversores de capital y tiempo en ideas de otros. Una gran oportunidad para proyectos de emprendedores que no viabilizan la financiación para su negocio a través de las entidades bancarias.

El Business Angels se ha convertido en una figura fundamental en la fase inicial de un negocio haciendo posible el milagro que necesita el emprendedor o empresario para que su idea llegue a lo más alto. Empresas como Skype, Google o Starbucks fueron tocadas por las alas de estos ángeles.

Para intentar correr la misma suerte que estas empresas es necesario hacerse visible ante la red de los posible inversores, dando a conocer el proyecto y equipo que debe ser potente y enmarcarse en un mercado con grandes posibilidades de crecimiento. Si el proyecto es elegido en la mayoría de los casos serán varios los “ángeles” que invertirán.

La figura de estos inversores no es la de un mero socio capitalista que busca un rendimiento económico sino la implicación en un proyecto al que además aportan capacidades profesionales. Es habitual que diversifiquen en las inversiones ya que en muchas operaciones pierden capital.

Hoy en día el sector que más Business Angel aglutina es el de las TIC por ser el más rentable. Los modelos de negocios basados en internet gozan de un mayor atractivo porque la necesidad de capital no es alta, aunque cualquier tipo de proyecto puede despertar el interés de estos ángeles de los negocios.

En relación al dinero que suelen invertir estos carismáticos ángeles oscila entre los 25.000 y los 200.000 euros, una financiación más que interesante que puede entrar en cualquier etapa del negocio desde su nacimiento hasta las fases más adelantadas.

Estados Unidos lleva más de 70 años utilizando esta figura empresarial y ha creado grupo de ángeles específicos para cada sector. En España la Asociación Española de Business Angels Network agrupa a los principales Business Angels que promocionan su actividad dentro y fuera del país.

En la situación económica actual donde el acceso al crédito bancario se ha convertido en una misión imposible para los empresarios y/o emprendedores, la clave está en la creación de ideas innovadoras que sean del gusto de los “Ángeles”.

N/A