“Cultura y Exclusión” una iniciativa para acercar la cultura a personas sin recursos económicos

“Cultura y Exclusión” una iniciativa para acercar la cultura a personas sin recursos económicosLa iniciativa, “Cultura y Exclusión” puesta en marcha por el Ayuntamiento de Zaragoza, permitirá facilitar entradas a personas sin recursos económicos para que puedan acudir a espectáculos culturales que se desarrollen en instalaciones municipales, acompañados por voluntarios municipales.

Este proyecto social en el que colaboran Zaragoza Cultural, Audiorama Zaragoza, y Patronato Artes Escénicas y de la Imagen, nace de la necesidad de apoyar y dar un incentivo, a través de la cultura, a aquellas personas a las que, además de la falta de empleo y la grave situación económica que les afectan, no tienen expectativas de mejorar su situación a corto y medio plazo.

En este contexto, el acceso a la cultura y la participación en eventos culturales adquieren un papel muy importante como elementos de motivación y apoyo, por lo que esta iniciativa pretende crear un marco de cooperación adecuado para evitar que estas personas sean también excluidas de la cultura.

El acuerdo se destina a personas en situación de extrema necesidad, residentes en el albergue, por lo que se contará con la colaboración de los profesionales del centro y esta fase tendrá un carácter experimental con la cesión de 10 entradas gratuitas por centro o actividad cultural que se desarrolle.

Tras este inicio, el proyecto ampliará su margen de acción en cuanto a los destinatarios, ya que se incorporarán personas en situación de necesidad derivados desde los centros municipales de servicios sociales.

El proyecto “Cultura y Exclusión”, de carácter gratuito, tendrá vigencia, en principio, hasta el 31 de diciembre de este año.

Anuncios

Prejubilarse será más caro y difícil

Prejubilaciones

A partir del próximo 1 de abril jubilarse antes de tiempo será más caro para las empresas y más difícil para los trabajadores. El Ministerio de Empleo ha diseñado un Real Decreto para intentar retrasar la edad a la que los trabajadores españoles se retiran.

El texto aprobado este viernes respeta los pactos de empresas, jubilación parcial o anticipada, realizadas antes del 1 de abril y que se ejecuten hasta 2019. Las novedades que presenta el documento son:

Retraso en la edad de la jubilación anticipada forzosa, de 61 a 63 años, coordinada con el retraso de la edad legal de jubilación, en la actualidad a los 67 años. El periodo de cotización exigido pasa de 30 a 33 años. También se endurecen los coeficientes penalizadores, recortando las pensiones en función de los años cotizados.

Retraso en la edad de jubilación anticipada voluntaria, se establece a los 65 años. Siempre será dos años antes de la edad legal, los 67 años. La pensión que resulte tiene que superar a la pensión mínima que le correspondería al interesado al cumplir los 65 años, para que los coeficientes a mínimos no compensen la penalización de esta pensión.

Retraso en la edad de la jubilación parcial, pasará de 61 a 65 años. Se deberá tener una antigüedad de seis años en la empresa y la reducción de jornada del jubilado parcial oscilara entre el 25% y el 75%. Los años de cotización exigidos son de 33 años.

Los trabajadores que alcancen la edad de jubilación legal, que tengan derecho al 100% de la pensión y quieran seguir trabajando, podrán compatibilizar el salario con el 50 % de la pensión.

Con estas modificaciones el futuro del mercado laboral es trabajar durante más tiempo, pero los que no tienen tanta suerte, por estar en paro y ser mayores de 55 años, sufrirán un endurecimiento a la hora de acceder al subsidio por desempleo. Se tendrá en cuenta además de la renta del interesado las rentas familiares, realizado el computo no podrá superar el 75% del salario mínimo.

N/A

¿En que estaba pensando?

El pasado martes el ya expresidente del Consejo de Ciudadanía Exterior, José Manuel Castelao Bragaña , en una reunión de trabajo se despacho con el siguiente comentario “las leyes son como las mujeres están para violarlas”.

Castelao estaba reunido con la comisión de Educación, a la que le faltaba un voto para formalizar el acta, parece que la situación le llevó a perder la paciencia, los papeles y no sé si la cabeza iniciando el siguiente proceso “no pasa nada, ¿hay nueve votos?, poned diez” seguido de la frase que le acompañará hasta el final de sus días, porque su carrera política la sesgó de un plumazo.

Tras la difusión de los hechos el pasado viernes  y disculparse, como no podía ser de otra forma, admitió que había realizado el comentario pero que este se había malinterpretado, acto seguido presentó la dimisión. Una frase con un mensaje tan explicito “las leyes son como las mujeres están para violarlas”, parece que tiene pocas interpretaciones.

¿En que estaba pensando el señor Castelao?….  Es inaceptable que el máximo representante de un órgano consultivo y asesor dependiente del Ministerio de Empleo, formado en leyes y abalado por el Gobierno, fue propuesto para el cargo por la ministra de empleo Fátima Ibáñez, demuestre tal desprecio hacia las mujeres y las leyes.

Quizá los 71 años de edad sea una buena época para abandonar la vida pública y la actividad laboral. Así no tendría que asumir el riesgo de cometer graves errores y disparatar delante de millones de personas.

N/A