¿En que estaba pensando?

El pasado martes el ya expresidente del Consejo de Ciudadanía Exterior, José Manuel Castelao Bragaña , en una reunión de trabajo se despacho con el siguiente comentario “las leyes son como las mujeres están para violarlas”.

Castelao estaba reunido con la comisión de Educación, a la que le faltaba un voto para formalizar el acta, parece que la situación le llevó a perder la paciencia, los papeles y no sé si la cabeza iniciando el siguiente proceso “no pasa nada, ¿hay nueve votos?, poned diez” seguido de la frase que le acompañará hasta el final de sus días, porque su carrera política la sesgó de un plumazo.

Tras la difusión de los hechos el pasado viernes  y disculparse, como no podía ser de otra forma, admitió que había realizado el comentario pero que este se había malinterpretado, acto seguido presentó la dimisión. Una frase con un mensaje tan explicito “las leyes son como las mujeres están para violarlas”, parece que tiene pocas interpretaciones.

¿En que estaba pensando el señor Castelao?….  Es inaceptable que el máximo representante de un órgano consultivo y asesor dependiente del Ministerio de Empleo, formado en leyes y abalado por el Gobierno, fue propuesto para el cargo por la ministra de empleo Fátima Ibáñez, demuestre tal desprecio hacia las mujeres y las leyes.

Quizá los 71 años de edad sea una buena época para abandonar la vida pública y la actividad laboral. Así no tendría que asumir el riesgo de cometer graves errores y disparatar delante de millones de personas.

N/A

Anuncios

Jóvenes menos europeos

La situación de crisis económica y social que estamos viviendo no deja títere con cabeza, los recortes económicos se adentran en todos los colectivos sociales como virus en el torrente sanguíneo sin posibilidad de crear anticuerpos.

En esta ocasión les toca a los jóvenes que si el futuro lo ven incierto, el presente no parece mucho mejor.

Desde que España ingreso en la Unión Europea rompió fronteras y aumento las expectativas culturales y laborales para los estudiantes. Europa abrió el camino a los jóvenes poniendo en marcha programas de cooperación transnacional entre universidades para estimular la movilidad y reconocer plenamente los estudios en los países miembros.

La iniciativa Erasmus ha permitido a los jóvenes universitarios tener una dimensión europea y mejor calidad en la enseñanza, además el estudiante que cursa sus estudios en otro país de la Unión Europea acogido al programa, puede solicitar una beca Erasmus como ayuda económica  para residir en el extranjero.

Pues bien, las alarmas han saltado, la Comisión Europea ha comunicado su falta de liquidez debido a los recortes presupuestarios. La estrechez de fondos no es una sorpresa para el Ejecutivo comunitario que ya advirtió que no habría dinero suficiente para 2012 con los recortes impuestos  por los Estados miembros y la Eurocámara.

Si los presupuestos no se rectifican España podría perder 900 millones en programas de educación e investigación, al igual que los 200 millones destinados a Grecia o los 200 millones de Francia.

Mientras que en Bruselas se decide que ocurrirá con nuestros jóvenes estudiantes, algunas universidades han querido tranquilizar los ánimos publicando una carta en su página web desmintiendo la noticia, que según su criterio es fruto de la invención de algunos medios de comunicación.

Parece difícil que los jóvenes universitarios que no tienen salidas laborales en nuestro país puedan buscarlas en Europa si no tienen acceso a una enseñanza superior que les haga más competitivos y europeos.

N/A