El Gobierno continúa en la senda de subir impuestos y aplazar las reformas

El Gobierno continúa en la senda de subir impuestos y aplazar las reformas

Aunque el Gobierno negó la intención de subir otra vez los impuestos, la batería de medidas que incluye el Plan Nacional de Reformas aprobado el viernes por el Consejo de Ministro, agrava la presión fiscal que castigará a las Sociedades, Impuestos Especiales y depósitos bancarios. Además crea un impuesto medioambiental, que se aplicará sobre el Impuesto de Circulación que cobran los Ayuntamientos.

Los ajustes fueron anunciados por la vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría y los ministros de Economía y Hacienda, Luis de Guindo y Cristóbal Montoro, respectivamente.

En reiteradas ocasiones Montoro incidió en que no se subirá el IVA y el IRPF, aunque matizó que el gravamen especial del IRPF no lo suprimirán antes de 2015. Y en el caso del IVA solo se aplicarán modificaciones por obligación legal que afectarán a productos sanitarios (gafas, lentillas o sillas de ruedas), que pasará del 10% actual al 21%, y a servicios realizados por los notarios.

La supresión de deducciones en el Impuesto Sociedades afectará a las empresas con una facturación superior a 20 millones de euros. En relación a los Impuestos Especiales el titular de Hacienda descarta la subida del impuesto sobre hidrocarburos y los que puedan perjudicar a la hostelería, el gravamen recae en el tabaco, alcohol y electricidad. “Las eventuales subidas no serán especialmente perjudiciales para el consumo”, afirma Montoro.

El nuevo impuesto a la banca gravará los depósitos con un tipo de interés del 0.002 % sobre el volumen del pasivo, con esta tasa el Ejecutivo pretende recaudar 300 millones de euros. El Programa de Reformas también incluye un paquete de incentivos fiscales para autónomos y pymes como el IVA de caja, deducciones por inversión de beneficios o desgravación de aportaciones de particulares, que se aprobaran próximamente dentro de la esperada Ley del Emprendedor.

El Gobierno sigue en la senda de la austeridad y mantiene la esperanza de una recuperación económica en 2014. Aunque así fuera, las expectativas de creación de empleo no son muy optimistas, ya que no se espera crecimiento hasta 2015

N/A

Anuncios

2103, la austeridad frente al crecimiento

Finalizamos un año 2012, de extrema inquietud global, donde los datos macroeconómicos siguen decepcionando. La recesión de la eurozona se extiende a países como Francia o Alemania que estanca su crecimiento por la debilidad de sus principales mercados de exportación, China y la periferia europea.

Además, Estados Unidos mantiene un débil crecimiento económico, Japón vuelve a caer en recesión, Reino Unido recae, incluso los mercados desarrollados más fuertes enfocados a la exportación (Canadá, Australia, o Nueva Zelanda) se ralentizan.

En 2013 el crecimiento mundial sufrirá un duro revés, por la política fiscal que fuerza la austeridad de los países en un momento de gran debilidad, que afectará a la mayor parte de los mercados desarrollados y sobre todo a los países que conforma el núcleo central de la eurozona, Alemania, Bélgica, Holanda o Finlandia.

Ante esta situación los bancos centrales globales han reabierto el flujo de liquidez para dar impulso a los activos en riesgo. Mientras tanto, los inversores buscan rentabilizar oportunidades en los mercados emergentes.

La crisis del euro continúa sin resolverse a pesar de las conversaciones mantenidas sobre la unión bancaria. Crecen las incertidumbres políticas y fiscales en todo el mundo, con una sensación imparable de vértigo hacia el 2013.

Pero sobre todo, aumenta el rechazo a la hora de asumir riesgos entre consumidores, empresarios e inversores.

N/A