La nueva generación de billetes de euro rinde homenaje a Europa

Como ya adelantara el Banco Central Europeo (BCE), en mayo de 2013 se pondrá en circulación la nueva generación de billetes de euro que se llamará Europa, personaje de la mitología griega que ha dado nombre al continente. Los nuevos billetes los podremos ver en el mercado de forma gradual a lo largo de varios años, comenzando por el de 5 euros en la primavera del próximo año.

El diseño de los nuevos billetes se dará a conocer el 10 de enero y contará con más medidas de seguridad que los anteriores: marca de agua, si se mira el billete al trasluz se apreciará una imagen difusa que muestra un retrato de Europa, el valor del billete y una ventana; holograma con retrato, al girar el billete la banda plateada muestra el retrato de la diosa griega idéntico al de la marca de agua. La banda también muestra una ventana y el valor del billete.

Además del número verde esmeralda, el número brillante produce un reflejo metálico que se desplaza verticalmente. Asimismo, cambia su color del verde esmeralda al azul oscuro.

Los nuevos billetes mantendrán el diseño de la primera serie, con los mismos colores dominantes, pero será fácil distinguirlos. Tampoco cambia la cuantía de los mismos que seguirá siendo de 5, 10, 20, 50, 100, 200 y 500 euros. La nueva serie desplazará a la vieja que será retirada de circulación gradualmente y transcurrido un tiempo dejará de tener curso legal, aunque los billetes mantendrán indefinidamente su valor, pudiendo ser cambiados durante un período ilimitado en los BCN del Eurosistema.

Con la evolución de los billetes de euro Europa apuesta por la seguridad, eso sí ,en un momento donde escasean en los bolsillos de los europeos.

N/A

Anuncios

2103, la austeridad frente al crecimiento

Finalizamos un año 2012, de extrema inquietud global, donde los datos macroeconómicos siguen decepcionando. La recesión de la eurozona se extiende a países como Francia o Alemania que estanca su crecimiento por la debilidad de sus principales mercados de exportación, China y la periferia europea.

Además, Estados Unidos mantiene un débil crecimiento económico, Japón vuelve a caer en recesión, Reino Unido recae, incluso los mercados desarrollados más fuertes enfocados a la exportación (Canadá, Australia, o Nueva Zelanda) se ralentizan.

En 2013 el crecimiento mundial sufrirá un duro revés, por la política fiscal que fuerza la austeridad de los países en un momento de gran debilidad, que afectará a la mayor parte de los mercados desarrollados y sobre todo a los países que conforma el núcleo central de la eurozona, Alemania, Bélgica, Holanda o Finlandia.

Ante esta situación los bancos centrales globales han reabierto el flujo de liquidez para dar impulso a los activos en riesgo. Mientras tanto, los inversores buscan rentabilizar oportunidades en los mercados emergentes.

La crisis del euro continúa sin resolverse a pesar de las conversaciones mantenidas sobre la unión bancaria. Crecen las incertidumbres políticas y fiscales en todo el mundo, con una sensación imparable de vértigo hacia el 2013.

Pero sobre todo, aumenta el rechazo a la hora de asumir riesgos entre consumidores, empresarios e inversores.

N/A